Historias de Gatos - Alimentación y gustos
 

Principal
Contacto
Galeria de fotos
Leyes gatunas
Maternidad: mi gata va a ser mamá
Gatitos huérfanos
Madurez felina: los gatitos se transforman en gatos
Razas
Iniciar sesion
Salud del minino
=> Alimentación y gustos
=> Alimentación natural
=> Flores de bach
=> ¿Estara enfermo mi gato?
=> Cuidados del gato
=> Complejo respiratorio felino
=> Rabia
=> Leucemia
=> Peritonitis infecciosa
=> Tularemia
=> Babesiosis
=> Pasteurelosis
=> Yersiniosis
=> Psitacosis
=> Haemobartonelosis felina
=> Hipertiroidismo felino
=> Intoxicaciones
=> Sarna
=> Toxoplasmosis
=> Fracturas
Comportamiento
Otras cosas
Articulos

Alimentación y gustos felinos

El gato, a pesar de ser un animal domesticado, conserva intacta su condición de felino carnívoro, es decir esta incapacitado para vivir sin consumir proteínas animales (carnes).

Su proceso de domesticación fue lento y a lo largo de este siguieron manteniendo sus habilidades de cazadores.
Esta dieta particular, basada en presas capturadas, ejerció cambios sobre su metabolismo, limitando la producción de ciertas sustancias químicas esenciales para su vida.

Sus requerimientos nutritivos, únicos entre los animales domésticos, y la necesidad de consumo de productos de origen animal, determinan que los alimentos comerciales para los pequeños felinos sean más caros que la comida para perros.

Durante siglos agudizó el sentido del gusto y es por ello que se dice que los gatos son verdaderos gourmet.
Los gatos disfrutan de los distintos sabores y texturas y cada uno tiene gustos particulares.

Su exigencia de proteínas duplica la de los perros; sólo la carne, vísceras, pescado, huevos y leche puede aportarle una concentración suficiente de aminoácidos esenciales.
La taurina, vital para su vista, no se forma en el organismo del gato (a diferencia de otros animales).
Por ello de un 30 a 40 por ciento de su dieta debe estar integrada por proteína animal.
Cabe destacar que todos los alimentos comerciales incluyen taurina entre sus ingredientes.

La grasa le proporciona a los gatos del 25 al 30 por ciento de su consumo calórico y los ácidos grasos esenciales.
A los mininos les gusta la grasa y pueden digerirla más que los humanos. Los alimentos comerciales la incluyen para darle sabor a sus mezclas.
La grasa también es una buena fuente de vitaminas A, D y E.
La vitamina A es particularmente importante para los gatos, porque a diferencia de los herbívoros y omnívoros (como los perros), no pueden formarla a partir del caroteno de las plantas.
El hígado de carne vacuna y los aceites de hígado de pescado constituyen buenas fuentes de vitaminas, el primero proporciona la niacina (rica en vitamina B).
Por ello los productos comerciales son ricos en calcio y fósforo, sustancias necesarias para su subsistencia
En el pasado los gatos obtenían estas vitaminas de los huesos de sus presas.

La alimentación casera

Aunque lo ideal,debido a la forma de vida moderna, es que los gatos se alimenten con productos comerciales, algunos dueños prefieren darles comida casera por considerarla más barata o más saludable.
En estos casos el problema radica en que es muy difícil mantener el equilibrio y lograr que la alimentación casera supla todos los requerimientos de la mascota, pero con algo de planificación se puede hacer.
La regla básica de la alimentación natural felina es la variedad.
Si se le da a un gatito carne sin grasa, pollo, pescado sin espinas y otras carnes solas, se le encamina hacia una osteopatía con raquitismo y ceguera, además de otros problemas, por falta de calcio y vitamina A.

Tampoco es conveniente confiar la elección de los alimentos a los gustos del gato.
Por ejemplo, a los gatos les gusta mucho el hígado, pero si se exceden se producirá una intoxicación por exceso de vitamina A, porque esta vitamina la almacena su cuerpo y no se elimina.
Las comidas deben estar cocidas, pues los alimentos crudos pueden contener sustancias nocivas o toxinas. por ejemplo la carne cruda puede contener gérmenes causantes de diarrea u otras infecciones como la toxoplasmosis.

No es recomendable que ingieran la clara de huevo cruda, ya contiene una sustancia que destruye la biotina de la vitamina B, pero la yema de huevo y la clara cocida proporcionan valiosas proteínas, grasas y vitaminas.
En cualquier caso hay que cocinar poco la carne para evitar la destrucción de la vitamina B, con unos minutos basta…..y no agregue saborizantes, ni aliños como la pimienta, no los necesitan.

Gasto energético

El contenido energético del alimento se refiere a su valor como combustible y se expresa en calorías.
Como todas las actividades del cuerpo consumen energía, los requisitos calóricos varían con la edad, el tamaño del gato y la cantidad de ejercicio que realiza.
Los gatos emplean la mayor parte de su ingesta energética en mantener en funcionamiento sus sistemas, su corazón, circulación y en conservar su calor corporal.
Una pequeña fracción se la lleva sus actividades musculares y de crecimiento.

Los tres componentes esenciales del alimento ideal de un felino son: proteínas, carbohidratos y grasas.

Variedad en la dieta felina

Todos sabemos que una alimentación adecuada garantiza el bienestar de las mascotas.
En el caso de los gatos su dieta debe incluir carne, verduras y hortalizas cocidas sin sal.
Es bueno hacer pruebas hasta descubrir que verduras prefiere, ya que a no todos los gatos les gustan.
También se le puede dar cereal de arroz integral en pequeñas cantidades, pan de trigo integral mezclado con la carne, hojuelas de trigo o de maíz y avena.
Es saludable que se acostumbren a consumir pollo cocido sin sal y sin huesos, ya que se astillan y pueden alojárseles en la garganta o perforarles los intestinos.
En general, a los gatos les gusta el pescado, y si quiere incluirlo en la dieta de su minino, es preferible que sea de carne blanca, cocido, sin sal y minuciosamente revisado para que no contenga espinas.

Los gatos deben consumir también carbohidratos como por ejemplo el almidón y el azúcar, que no son esenciales en su dieta, pero proporcionan energía y volumen.
Los cereales y papas contienen almidón, que hay que cocer previamente.

Las vitaminas

Los gatos necesitan la vitamina A para ver bien, y la que pueden conseguir consumiendo hígado, yema de huevo y mantequilla.
Necesitan también cantidades considerables de vitamina B ( tiamina) para el crecimiento y funciones orgánicas en general. La vitamina B está presente en los cereales, hígado, huevos y leche, pero la destruyen las temperaturas altas de cocción y se pierde al hervir un alimento.
El hígado y la levadura de cerveza son también fuentes importantes de otras vitaminas del complejo B.
La vitamina C) es importante para una piel, pelaje y encías sanas, pero no es necesaria en la dieta del gato cuyo organismo puede fabricarla.

Los gatos necesitan sólo cantidades pequeñas de vitamina D para tener unos huesos sanos, absorber y regular el nivel sanguíneo de calcio y del fósforo.
La vitamina D la pueden conseguir consumiendo aceite de hígado de pescado y grasas animales. Esta vitamina la produce también el propio gato a través de la acción del sol sobre los aceites de su pelaje y el gato la consume al lamerse.
La vitamina E estimula el crecimiento y mantiene en perfecto estado su esqueleto y los músculos. Se encuentra en la mayoría de los alimentos, sobre todo en el hígado y cereales.

El gato necesita también dos minerales: calcio y fósforo, en cantidades aproximadamente iguales. El calcio es esencial para los huesos y dientes (que contienen el 99 por ciento del calcio del cuerpo). Interviene también en el movimiento de los músculos y la coagulación de la sangre.
Son fuentes ricas en calcio y fósforo los huesos de otros animales y productos animales como la leche.

Entre otros minerales necesarios están el sodio y el cloro (elemento de la sal común), hierro, magnesio y yodo, todos estos minerales están presentes en la mayoría de los alimentos

Consumo de agua

El agua fresca es un nutriente primordial por tener importancia en casi todas las funciones del cuerpo y constituye el 70 por ciento del peso del gato.
Los gatos consumen normalmente de 50 a 70 centímetros cúbicos de agua por kilo de peso al día.
Una dieta enlatada incluye la mayoría de esa cantidad.
En comparación con el hombre, el gato tiene la capacidad de concentrar la orina y retener agua, pero siempre debe tener siempre agua cerca.
Si el gato no consume suficiente agua puede generar cálculos renales (enfermedad muy común entre los gatos alimentados sólo con comida comercial seca) o deshidratarse.

Hoy habia 1 visitantes (9 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=