Historias de Gatos - Sentidos del gato
 

Principal
Contacto
Galeria de fotos
Leyes gatunas
Maternidad: mi gata va a ser mamá
Gatitos huérfanos
Madurez felina: los gatitos se transforman en gatos
Razas
Iniciar sesion
Salud del minino
Comportamiento
Otras cosas
=> Gatos modernos
=> Sentidos del gato
=> Pulgas y garrapatas: la amenaza fantasma
=> Cancer
=> Ataques cardiacos
Articulos

Los fantásticos sentidos de los gatos

Aunque pequeño y “domesticado” el gato es un descendiente de los grandes felinos como el tigre o el león y como ellos sus sentidos han evolucionado.

La vista:

Como los gatos son animales cazadores sus ojos están situados bastante adelantados en su cabeza y cada uno de ellos cubre un ángulo de 200° y ven todo lo que sucede a dos metros de distancia. Pese a los mitos los gatos no ven en la total oscuridad pero ven bien con luces seis veces más pobres de las que necesitaría un ser humano para distinguir algo.
Los mininos pueden distinguir algunos colores pero no tienen gran importancia en su vida.
El brillo nocturno de los ojos de los gatos se debe a la luz reflejada en su retina la que sirve de espejo, así aprovechan cualquier rayo de luz para ver mejor.
Los gatitos nacen ciegos y la vista perfecta la consiguen a los tres meses.

El oído:

Los gatos perciben una gama de sonidos muchísimo más amplia que los humanos. Los ruidos violentos los asustan y ciertos
sonidos los atraen.
Es muy probable que a su gato le guste algún tipo de música, ronroneando al escucharla y que deteste otra.

El olfato y el gusto:

Sus sentidos del gusto y el olfato están ligados y además de estos el gato posee otro que es una mezcla de los dos, el órgano de Jacobson situado en el paladar. Es probable que hayas visto a tu gato olfateando algo con la boca semiabierta, es así como usan el órgano de Jacobson .
Los olores para los gatos son los colores para el ser humano, perciben gran cantidad de ellos con distintos matices y grados.

El tacto:

El gato dispone de gran cantidad de terminaciones nerviosas en su piel que se conectan con su piel, por ello los mininos sienten con el pelo, especialmente con los bigotes. La cabeza, la nariz, su lengua y sus manos son sus partes más sensibles.
Los bigotes llamados técnicamente vibrisas, son gruesos, en ciertos casos, más de dos veces más gruesos que el pelaje exterior del gato. Crecen de folículos implantados en el tejido del labio superior del gato a una profundidad tres veces mayor que los demás pelos y cuentan con terminaciones nerviosas. El más mínimo movimiento del bigote estimula estas terminaciones nerviosas y suministra información acerca de los alrededores inmediatos al gato.
Los bigotes sirven como detectores de viento, lo cual, junto con el sentido del olfato del gato, contribuye a su rápida percepción del origen de los olores. Esto puede observarse cuando un gato sacude sus bigotes cuando olfatea mientras investiga algo interesante.
Los bigotes también contribuyen a proteger los ojos del gato. Una
ramita o una filosa hoja de pasto tocará los bigotes antes de entrar al ojo y desencadenará un parpadeo protector. Los bigotes caen periódicamente y se reemplazan por otros nuevos.

El equilibrio:

Los gatos poseen un extraordinario sentidos del equilibrio y la coordinación. La información nerviosa llega a sus cerebros muy rápido pudiendo reaccionar en segundos a los estímulos.
Además tienen gran sensibilidad a los cambios de presión que los humanos no podemos detectar y un gran sentido del tiempo mediante el cual aprenden fácilmente la rutina de su familia.
Son mucha las historias de gatos que han vuelto a su hogar desde distancias enormes atravesando lugares que no conocían, las teorías dicen que pueden realizar estas proezas utilizando el magnetismo de la Tierra o del sol como guías.

Hoy habia 1 visitantes (50 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=