Historias de Gatos - Tularemia
 

Principal
Contacto
Galeria de fotos
Leyes gatunas
Maternidad: mi gata va a ser mamá
Gatitos huérfanos
Madurez felina: los gatitos se transforman en gatos
Razas
Iniciar sesion
Salud del minino
=> Alimentación y gustos
=> Alimentación natural
=> Flores de bach
=> ¿Estara enfermo mi gato?
=> Cuidados del gato
=> Complejo respiratorio felino
=> Rabia
=> Leucemia
=> Peritonitis infecciosa
=> Tularemia
=> Babesiosis
=> Pasteurelosis
=> Yersiniosis
=> Psitacosis
=> Haemobartonelosis felina
=> Hipertiroidismo felino
=> Intoxicaciones
=> Sarna
=> Toxoplasmosis
=> Fracturas
Comportamiento
Otras cosas
Articulos

Tularemia

La tularemia (fiebre del conejo) es una enfermedad bacteriana zoonótica causada por la Francisella tularensis, un coccobacillus. El gato y otras mascotas pueden llegar en situaciones especiales a ser vectores ( SOLO TRANSMISORES) de la enfermedad sin presentar síntomas o padecimiento de la misma.
Las bacterias que causan tularemia se



encuentran generalmente en forma natural en animales como: conejos, liebres, ciervos, y roedores.
Los seres humanos pueden contraer la enfermedad de la siguiente manera:
* Contacto directo con un animal infectado o su cadáver a través de una herida en la piel
* Bebiendo agua contaminada y/o al comer carne infectada (especialmente conejos y ciervos).
* A través de la mordedura de un insecto infectado (ejemplo: las garrapatas de ciervos, moscas de ciervos).
* Inhalación de polvo de suelo, del grano o del heno contaminados.
* Los seres humanos pueden también adquirir tularemia en forma respiratoria (respirando) en la eventualidad de la liberación intencional de las bacterias en un ataque bioterrorista.
LA TULAREMIA NO SE TRANSMITE DIRECTAMENTE DE PERSONA A PERSONA.



El período de incubación de la enfermedad se extiende a partir de 1 a 21 días, y los síntomas generalmente aparecen 3 a 5 días después de la exposición a las bacterias.

Síntomas y signos
Esta patología causará generalmente una variedad de manifestaciones clínicas en seres humanos:

* Tifoidal
* Ulcerante
* Neumónica

La tularemia tifoidal implica generalmente un estado febril (produciendo fiebre) que incluye: fiebre, malestar, dolor de cabeza, debilitamiento, tos, garganta dolorida, náuseas, vómitos, diarrea.
La infección puede progresar a una infección séptica (bacterias en la circulación sanguínea) si el tratamiento no se inicia en forma inmediata.
La tularemia ulcerante generalmente se contrae con la manipulación de caparazones animales y con los subproductos contaminados con la bacteria, y generalmente se manifiesta con dolorosas lesiones en la piel (úlceras) y puede implicar complicaciones en el aparato respiratorio superior (incluyendo: faringitis, tonsillitis, etc.)
La tularemia neumónica es causada por la inhalación de las bacterias directamente (en el caso de una liberación intencional en un ataque bioterrorista) o por transmisión secundaria de gotitas contaminadas de animales o de subproductos infectados del animal.
La enfermedad ocurre generalmente con un inicio precipitado de fiebre y mialgia con una tos seca, dolor de garganta, es generalmente, presente y severa y la enfermedad puede progresar rápidamente a una pulmonía grave con paro respiratorio.

Diagnóstico
La tularemia se puede diagnosticar mediante la inspección microscópica directa de especímenes clínicos usando anticuerpos fluorescentes, y se puede cultivar en medios microbianos especiales, también se pueden realizar exámenes sanguíneos (sangre) para la detección de los anticuerpos producidos por la presencia de las bacterias de la tularemia.
Hoy habia 1 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=