Historias de Gatos - Babesiosis
 

Principal
Contacto
Galeria de fotos
Leyes gatunas
Maternidad: mi gata va a ser mamá
Gatitos huérfanos
Madurez felina: los gatitos se transforman en gatos
Razas
Iniciar sesion
Salud del minino
=> Alimentación y gustos
=> Alimentación natural
=> Flores de bach
=> ¿Estara enfermo mi gato?
=> Cuidados del gato
=> Complejo respiratorio felino
=> Rabia
=> Leucemia
=> Peritonitis infecciosa
=> Tularemia
=> Babesiosis
=> Pasteurelosis
=> Yersiniosis
=> Psitacosis
=> Haemobartonelosis felina
=> Hipertiroidismo felino
=> Intoxicaciones
=> Sarna
=> Toxoplasmosis
=> Fracturas
Comportamiento
Otras cosas
Articulos

Babesiosis

La babesiosis es una enfermedad infecciosa causada por un protozoo (organismo unicelular) llamado babesia intraeritrocítico (que se aloja en el interior del eritrocito o glóbulo rojo) razón por lo cual la enfermedad es una hemoparasitosis.

El perro presenta esta infección ( causada por Babesia gibsoni y Babesia canis) mucho más frecuentemente que el gato. Es considerada una zoonosis emergente puesto que, en las dos últimas décadas de este siglo, en las zonas templadas la incidencia de babesiosis humana se ha incrementado. No hay una especie de babesia propia de los humanos, quienes se infectan con babesias específicas de los animales domésticos o de roedores silvestres.

La transmisión se da por la picadura de garrapatas , aunque existen otros vectores como la picadura de mosca y las secreciones de los animales, que pueden transferir sangre de un portador infectado a un animal susceptible y estar involucrados en la transmisión de estos parásitos.

El cuadro clínico varía desde cuadros fulminantes (agudos) a leves, incluso autolimitarse, por lo que la enfermedad suele pasar desapercibida y, en muchas ocasiones, ni siquiera se diagnostica.

Clínicamente se caracteriza:

* Fiebre
* Decaimiento
* Anemia (disminución de los hematíes o glóbulos rojos circulantes)
* Ictericia (coloración amarilla anormal de la piel),
* Pérdida de peso
* Hepatomegalia y esplenomegalia (hígado y bazo grande)
* Otros (signos respiratorios, disnea, vómitos, diarrea, signos de coagulopatía, cuadros de CID, dolor lumbar y signos neurológicos del SNC tales como convulsiones y ataxia).

En la forma aguda, los síntomas arriba citados evolucionan repentinamente hacia la muerte. En la forma subaguda o crónica, puede llegarse a la cura siempre que se someta al perro a una adecuada terapia.

El diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre que permite identificar a los parásitos en el interior de los glóbulos rojos: Frotis sanguíneo (extensiones de sangre teñida con Giemsa). También puede utilizarse como medio diagnóstico estudios serológicos.

El tratamiento de elección en la actualidad es tratar la parasitosis con antiparasitarios específicos (Dipropionato de Imidocarb y Aceturato de Diminazeno ) y una correcta terapia de sostén.

Como profilaxis de la enfermedad se recomienda control estricto de garrapatas tanto sobre el perro como en el ambiente donde este habita y el control de roedores.

 

Hoy habia 1 visitantes (5 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=